La Parròquia de Santa Agnès de Barcelona forma part de l’arxiprestat de Sant Gervasi a l’arquebisbat de Barcelona. És  parròquia des de làny 1958, encara que ja existia com a tenecia parroquial des de l’any 1945.

A continuació exposem la historia de la seva formació, els seus 25 primeres anys.

  1. I) Los primeros 25 años

SU GESTACION. A los tres años de estancia en nuestra Diócesis de Barcelona del Obispo doctor don Gregorio Modrego y Casáus, consciente del aumento demográfico de nuestra ciudad y hechas las oportunas consultas, por decreto firmado el día 9 de octubre de 1945, ordenaba unas nuevas demarcaciones parroquiales, aumentando en 36 Parroquias más las 62 existentes en la ciudad, y disponía así mismo la creación de 14 Tenencias Parroquiales como ayudas de Parroquia. Con esta nueva multiplicación de Comunidades Parroquiales la ciudad presentaba un cuadro pastoral de 112 Feligresías disponibles para un mayor incremento de la vida cristiana. Entre las 14 Tenencias instituidas, figuraba la nuestra de Santa Inés.

SU ERECCIÓN EN TENENCIA PARROQUIAL.Transcurrido cerca de un año, el 18 de julio de 1946, el mismo Prelado decretaba la erección de nuestra primera Comunidad Parroquial en Tenencia filial de la Parroquia de la Virgen de la Paz. Dice así el Decreto expresado: «Tenencia Parroquial de Santa Inés, filial de la Parro

quia de la Virgen de la Paz, con 4.470 feligreses, y ser vida por un teniente coadjutor. Tendrá los siguientes límites, tomados de las Parroquias de los Santos Gervasio y Protasio y Nuestra Señora de la Bonanova y San José de Gracia: partiendo del cruce de la calle Zaragoza con Guillermo Tell y siguiendo por el eje de ésta hasta la plaza de Molina, y por el de Vía Augusta, Muntaner, lilas y Vidal, San Gervasio, Noguera, Plaza Figuerola, Bertrán, Musitu y desde ésta, en recta perpendicular a calle Zaragoza, y por el eje de ésta a su punto de partida.»

SU PRIMER PASTOR. Transcurridos quince meses, en la primera quincena de septiembre de 1947, el expresado doctor Modrego, nombraba como primer cura Teniente de nuestra Comunidad Parroquial, al Reverendo doctor don José Lucas Soler, a la sazón Cura Ecónomo de Caldas de Estrach (Caldetas), dándole permiso de tener libros parroquiales propios por carecer todavía de Párroco la Parroquia de la Virgen de la Paz. Su primera gestión fue alquilar a la Comunidad de Religiosas Clarisas del Monasterio de Santa María de Jerusalén su templo monástico, aún deteriorado por causa de la guerra civil y casa de capellán, por el importe de 1.000 pesetas mensuales.

EL NACIMIENTO DE LA PARROQUIA.El domingo día 20 de septiembre de dicho año 1947, se iniciaba el culto comunitario a las 8 de la mañana, en la ya mencionada Iglesia del Monasterio de Santa María de Jerusalén, tras haber sido reconciliada la tarde anterior por el Secretario del Obispado, Reverendo doctor don Luis Urpí y Carbonell en nombre del Prelado. Un párrafo de un artículo escrito en la Revista del Ateneo Católico de San Gervasio titulado «Estela» con motivo de dicho acto de Reconciliación, nos hace recordar el momento: «El acto resultó de una especial emotividad, por el contraste entre el canto de la plegaria letánica y la frialdad desoladora de unas paredes profanadas y que iban a cobrar nueva vida al rehabilitarse otra vez el templo para el culto divino».

SUS PRIMEROS PASOS. Desde el primer día, nuestra Comunidad empezó a manifestar signos evidentes de vida Parroquial. Así lo expresan los horarios establecidos, dadas las necesidades y peticiones de los fieles. Horarios de Misas. Domingos y días festivos: A las 7, 8, 9, 10, 11, 12 y 13. Días laborables: A las 7 y a las 9. Despacho Parroquial: todos los días de 7 a 8 de la tarde, menos los lunes y sábados.

Consciente además, Mosén Lucas, de la necesidad de Instituciones Pastorales que le ayudaran a la formación e integración de la Comunidad naciente, y contando con el ofrecimiento generoso de muchos fieles, no tardó en instituirlos en la misma, de acuerdo con la Pastoral del momento. El Ateneo Católico de San Gervasio, ya existente, desde el primer momento se integró a la dinámica pastoral de la naciente Comunidad ofreciéndose por completo a su colaboración. Su revista-boletín «Estela», desde un principio, dedicó una sección a la «Vida Parroquial», para información de subscriptores y fieles.

la Schola Cantorum: fue fundada a partir de octubre del mismo año, y tenían ensayos semanales los jueves por la noche de 8 a 9. Su finalidad era tomar parte en los actos de culto. El Centro Parroquial de Hombres de Acción Católica se constituyó el día 7 de noviembre, y además de la formación de los afiliados en los Círculos de Estudios que tenían todos los meses, como acción Pastoral se realizaban en tres vocalías:

El Catecismo Parroquial: Se fundó en enero de 1948 con 7 catequistas y 43 niños de ambos sexos que pronto sumaron hasta 80. El Centro Parroquial de Mujeres de Acción Católica: Se instituyó así mismo en enero de 1948, y además de la formación que recibían sus afiliadas en los Círculos de estudios mensuales, se proyectaban también en dos secciones más: Piedad y Beneficencia, especialmente dedicada a vitalizar el Ropero Parroquial.

La Juventud de Acción Católica: Inició sus tareas en enero de 1948, siendo su consiliario y promotor el Reverendo doctor don Félix Lasheras, dedicándoles semanalmente Círculos de Estudios todos los sábados, fundados en la Biblia. La acción social de dicho organismo se centraba en la visita a las enfermas del Hospital de San Pablo. La Liga de Perseverancia: Se constituyó el día 31 de octubre de 1948 con la participación del Padre Guillermo Nadal. Su finalidad era fomentar la práctica de Ejercicios en completo retiro y organizar para los afiliados y feligreses «retiros mensuales», que se practicaban los domingos. ElAspirantado de Acción Caitólica: se fundó en octubre de 1948, y en sus filas actuaban los adolescentes, muchos de los cuales formaban en el cuadro de cate quistas. El Apostolado de la Oración y Adoración Real Perpetua y Universal del Santísimo Sacramento: Asociaciones piadosas dedicadas al culto del Sagrado Corazón y del Santísimo Sacramento, fundadas en 1949 e integradas por la mayoría de señoras de la Acción Católica incipiente.

El Cuerpo de Portantes del Santo Cristo:

Se instituyó en la Cuaresma de 1950 y ha actuado a partir de entonces en todos los Via-Crucis dominicales de dicho tiempo litúrgico. Fue el primer maestro el señor Vicente Raventós, procedente del Cuerpo de Portantes de Sarriá y constituido el «Cuerpo» fue nombrado Maestro de Portantes el que continúa aún siéndolo, José Ignacio Olivella. Es de constar aquí que la mayoría de los actuales Portantes proceden de aquella fecha de origen, siendo, sin duda alguna, los más constantes en labor promocional de la Parroquia.

Son dignas de recordar también las Conferencias Cuaresmales, entonces llamadas «Semanas de Ejercicios Espirituales», que se daban durante la Cuaresma. A partir de 1948 Mn. Lucas las organizó año tras año siguiendo el plan de predicación extraordinaria que se seguía en nuestra ciudad y dedicadas a sirvientas, a doncellas, a señoras y caballeros conjuntamente y a niños. Nos consta que fueron siempre muy concurridos y desde un principio fueron uno de los medios más eficaces de la promoción cristiana de muchos fieles.

 

 

                              ALTAR MAYOR E IMAGEN DE LA PATRONA.

Adecentada la iglesia y colocadas las correspondientes vidrieras, orientó Mn. Lucas toda su actividad en abrir una suscripción para la construcción del Altar Mayor y la imagen de la Patrona. Al poco de abrirse dicha suscripción, los señores Condes de Vilardaga, feligreses de la Parroquia, ofrecieron el retablo de la capilla de su palacio, decorado con pinturas de los artistas Montserdá y Masriera y el Párroco de Santa Ana, Mn. Miguel Pujol, de quien Mn. Lucas había sido Coadjutor en Horta, le ofreció un altar de mármol blanco es tilo gótico. La imagen de la Patrona la esculpió el conocido artista barcelonés, don Claudio Rius y fue solemnemente bendecida por el Obispo Diocesano doctor Modrego el día 21 de enero de 1950, festividad de la Santa y en cuya fecha predicó el panegírico, según era costumbre, el autor de estas líneas. Con motivo de la ampliación y transformación de nuestro templo parroquial, el expresado retablo, con el beneplácito de los donantes, pasó a la parroquia de Cerdanyola y el altar de mármol a la parroquia de Subirats. Así mismo la imagen de Santa Inés, con motivo de dichas obras, fue de nuevo decorada por el artista y profesor de decoración de la Lonja señor Buigas.

LA PRIMERA SANTA MISION DE PENITENCIA. Proclamada por el doctor Modrego, se predicó al igual que en las demás parroquias de la ciudad del 11 al 25 de febrero de 1951. Fueron los misioneros dos Padres Capuchinos procedentes de Madrid: Padre Laureano de las Muñecas y Padre Isidro M. de Sahagun. Su acción misionera dio como resultado la integración a la parroquia de una gran cantidad de fieles que vivían marginados de ella y despertó en muchos feligreses ansias de colaboración y de entrega. El recuerdo de dichos Padres Misioneros perdura aún en el corazón de los fieles que constituyeron la primera Comunidad Parroquial.

NUEVO PASTOR. Aún no habían transcurrido cuatro años y medio del nacimiento de nuestra comunidad, cuando el Obispo doctor Modrego quiso darle un nuevo pastor en la persona de Mn. Jaume Armengol i Armengol, a la sazón beneficiado de Santa Ana y Capellán de las Celadoras del Culto Eucarístico de la calle Aribau. Tomó posesión de la Parroquia el dia 30 de marzo de 1952, domingo de Pasión y tenía a la sazón el nuevo Pastor 37 años, recien cumplidos. Al día siguiente de su entrada venía a colaborar con el nuevo Párroco Mn. José Codina Turá.

PASTORAL DE CONJUNTO. Con motivo del XXXV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en nuestra ciudad, el nuevo Pastor procuró aunar la acción de las diversas instituciones parroquiales para hacer más efectivo en la feligresía el tema del Congreso, «Amor y Paz», tanto a nivel individual, como familiar, como parroquial y social.

Con este motivo se confeccionaron los ficheros parroquiales, tanto el familiar como el de fieles necesitados; se visitaron las familias; se organizaron distintos «Grups de Treball» y se celebraron distintas exposiciones, quedando como fruto de todo ello la organización de la beneficencia parroquial y la mutua relación entre los fieles, base para la constitución de las Juntas de Obra, de Construcción y Asambleas trimestrales de información y promoción cristiana.

A petición del Cuerpo de Portantes, uno de los organismos más activos y con motivo de la bendición de la imagen del Santo Cristo, obra del escultor Juan Esteve (9-11-1952) se fundó la cofradía del Santo Cristo, para hombres y la Pía Unión de la Santa Faz, para mujeres.

Esta nueva revitalización de la comunidad parroquial hizo posible que el Prelado Diocesano le concediera un coadjutor, a pesar de ser una simple tenencia parroquial. Dicho Vicario fue el Rdo. don Juan Guardiola y Blanch, de todos muy recordado, el cual empezó a actuar el dia 30 de junio de 1952.

PRIMERAS REALIDADES COMUNITARIAS. Como resultado del intimo contacto y convivencia entre los fieles motivado por el ya mencionado Congreso Eucarístico, el año 1953 fue uno de los años más fecundos en realizaciones parroquiales muchas de las cuales todavía perviven, tales como las Conferencias Cuaresmales, Conferencias Prematrimoniales, Semanas de la Parroquia y de la Juventud, excursiones parroquiales, «Día de la Germanor Parroquial», «Día del Traje Usado» y «Dia de l’Escolá …

Cabe recordar que también en este primer año fue un magnífico elemento de colaboración al igual que en tiempos de Mn. Lucas, el Ateneo Catolico de San Gervasio, tanto en la persona de sus dirigentes, como en la disponibilidad de su Centro Social, en donde tenían lugar las conferencias de las distintas «Semanas», así como las distintas veladas, concursos, certámenes y cursillos.

EN PRO DEL TEMPLO PARROQUIAL. Dada la cantidad de fieles que tomaban parte en las Celebraciones Eucarísticas, especialmente los domingos y días festivos (de 1.600 a 1.750 personas), y dada la pequeñez de la iglesia monacal alquilada, en pleno año 1953 la Comunidad Parroquial empezó a manifestar la conveniencia de poseer un templo propio. Consultado el parecer de las Juntas de Obra y Construccion y demás organismos parroquiales así como de algunos fieles y de un grupo de arquitectos presididos por los miembros de las expresadas Juntas, seño res don Juan Masriera y don Leopoldo Gil, se inclinó la opinión general por la adquisición de la iglesia alquilada, con sus patios adjuntos y casa del capellán, supuesta siempre la voluntad positiva de la Comunidad de quererse desprender de tales inmuebles.

Tres fueron las razones determinantes de esta elección: a) El afecto que los fieles habían puesto a la iglesia ya restaurada en parte por ellos mismos y que fue su primer hogar comunitario. b) El recuerdo que dicho templo representaba de la fe heróica manifestada durante el primer año de la Guerra Civil Española en cuyo tiempo fue famosa por la «checa» que el partido de la FAI estableció en ella y en la que fueron detenidos, torturados y muertos millares de sacerdotes, religiosos y laicos ejemplares, entre los cuales cabe destacar el Obispo Mártir de Barcelona doctor Manuel Irurita y Almandoz. c) Y su fácil accesibilidad, dados los distintos desniveles de la topografía parroquial.

Vencidas una serie de dificultades producto de incomprensiones y de reticencias y estudiado el caso personalmente por el actual Cardenal Arcadio Larrahona, entonces Secretario de la Sagrada Congregación de Religiosos, quién con este motivo visitó el templo y dependencias que la parroquia pensaba comprar (12-9-1954), en fecha del 22 de febrero de 1955 el Prelado Diocesano, doctor Gregorio Modrego, en nombre de la Santa Sede y en virtud del Rescripto de la Congregación de Religiosos núm. 11562/54 autorizaba a la Comunidad de Religiosas Clarisas de Santa María de Jerusalén la venta del templo, patios adjuntos y casa del capellán a la Mitra de Barcelona para la construcción del templo parroquial y casa rectoral de la parroquia de Santa Inés de esta ciudad.

El acto de dicha venta y compra se efectuó el día 30 de marzo de 1955 en el Locutorio del mismo Monasterio, ante el Notario de la ciudad, don Carlos Fernández Castañeda y en presencia de las vendedoras del inmueble, Madre María Auxiliadora Plá y demás miembros del Discretorio monástico y del Ilustrísimo doctor don Juan Serra Puig, Vicario General de la Diócesis en nombre del Obispado de Barcelona. Actuaron como testigos en el acto el Rdo. don Jaime Armengol, Cura-Teniente y don Emilio Vilaseca, en nombre de la Junta de Construcción.

La suma total de la finca en metros cuadrados fue de 985 de superficie y el importe de la compra fue de 2.000.000 de pesetas pagadas en el acto de la firma de dicha compra, de las cuales 1.100.000 habían sido colectadas entre los fieles y las 900.000 restantes fueron obtenidas merced al crédito concedido por la Caja de Pensiones y de Ahorros para la Vejez. Las obras de adaptación y decoración del templo se llevaron a término durante los cuatro veranos de los años 1955, 1956, 1957 y 1958, habilitándose para el culto en dicho tiempo, distintas dependencias del Monasterio.

Se confió la dirección de las mismas al arquitecto feligrés don Leopoldo Gil Nebot en colaboración con los aparejadores don Angel Pulín y don José Serra Serramona. Las pinturas del Altar Mayor fueron ejecutadas por el artista don Guillermo Soler, y las de Baptisterio por don Juan Torras. Los 37 mosaicos son obra del artista don Ramón Carrera y las esculturas del Crucifijo del Altar Mayor y de las imágenes del Sagrado Corazón y María Inmaculada son de los escultores señores Ricart y Eudaldo Serra, respectivamente. Conviene aquí recordar que dada la actividad pastoral de nuestra comunidad parroquial y a petición de distintos sectores y grupos de fieles, junto con las obras de ampliación del templo se construyeron además los dos pisos de la casa rectoral, para vivienda del Párroco y coadjutor, se adaptaron también las dependencias de la cripta para «sala forum», escuela parroquial, tres salas para reuniones y una capilla auxiliar. Así mismo se alquiló a las monjas el primer piso del monasterio para instalar en el mismo un Salón Parroquial capaz para 350 asistentes, con una sala para convivencias y otra de juegos además de un campo de deportes.

Tercera parte años 1953-1958

La construcción del nuevo templo

Dada la cantidad de fieles que tomaban parte en las Celebraciones Eucarísticas, especialmente los domingos y días festivos (de 1.600 a 1.750 personas), y dada la pequeñez de la iglesia monacal alquilada, en pleno año 1953 la Comunidad Parroquial empezó a manifestar la conveniencia de poseer un templo propio. Consultado el parecer de las Juntas de Obra y Construcción y demás organismos parroquiales así como de algunos fieles y de un grupo de arquitectos presididos por los miembros de las expresadas Juntas, señores don Juan Masriera y don Leopoldo Gil, se inclinó la opinión general por la adquisición de la iglesia alquilada, con sus patios adjuntos y casa del capellán, supuesta siempre la voluntad positiva de la Comunidad de quererse desprender de tales inmuebles.

Tres fueron las razones determinantes de esta elección: a) El afecto que los fieles habían puesto a la iglesia ya restaurada en parte por ellos mismos y que fue su primer hogar comunitario. b) El recuerdo que dicho templo representaba de la fe heróica manifestada durante el primer año de la Guerra Civil Española en cuyo tiempo fue famosa por la «checa» que el partido de la FAI estableció en ella y en la que fueron detenidos, torturados y muertos millares de sacerdotes, religiosos y laicos ejemplares, entre los cuales cabe destacar el Obispo Mártir de Barcelona doctor Manuel Irurita y Almandoz. c) Y su fácil accesibilidad, dados los distintos desniveles de la topografía parroquial.

Vencidas una serie de dificultades producto de incomprensiones y de reticencias y estudiado el caso personalmente por el actual Cardenal Arcadio Larrahona, entonces Secretario de la Sagrada Congregación de Religiosos, quién con este motivo visitó el templo y dependencias que la parroquia pensaba comprar (12-9-1954), en fecha del 22 de febrero de 1955 el Prelado Diocesano, doctor Gregorio Modrego, en nombre de la Santa Sede y en virtud del Rescripto de la Congregación de Religiosos núm. 11562/54 autorizaba a la Comunidad de Religiosas Clarisas de Santa Maria de Jerusalén la venta del templo, patios adjuntos y casa del capellán a la Mitra de Barcelona para la construcción del templo parroquial y casa rectoral de la parroquia de Santa Inés de esta ciudad.

El acto de dicha venta y compra se efectuó el día 30 de marzo de 1955 en el Locutorio del mismo Monasterio, ante el Notario de la ciudad, don Carlos Fernández Castañeda y en presencia de las vendedoras del inmueble, Madre María Auxiliadora Plá y demás miembros del Discretorio monástico y del Ilustrísimo doctor don Juan Serra Puig, Vicario General de la Diócesis en nombre del Obispado de Barcelona. Actuaron como testigos en el acto el Rdo. don Jaime Armengol, Cura-Teniente y don Emilio Vilaseca, en nombre de la Junta de Construcción.

La suma total de la finca en m2 fue de 985 de superficie y el importe de la compra fue de 2.000.000 de pesetas pagadas en el acto de la firma de dicha compra, de las cuales 1.100.000 habían sido colectadas entre los fieles y las 900.000 restantes fueron obtenidas merced al crédito concedido por la Caja de Pensiones y de Ahorros para la Vejez.

Las obras de adaptación y decoración del templo se llevaron a término durante los cuatro veranos de los años 1955, 1956, 1957 y 1958, habilitándose para el culto en dicho tiempo, distintas dependencias del Monasterio.

Se confió la dirección de las mismas al arquitecto feligrés don Leopoldo Gil Nebot en colaboración con los aparejadores don Angel Pulín y don José Serra Serramona. Las pinturas del Altar Mayor fueron ejecutadas por el artista don Guillermo Soler, y las de Baptisterio por don Juan Torras. Los 37 mosaicos son obra del artista don Ramón Carrera y las esculturas del Crucifijo del Altar Mayor y de las imágenes del Sagrado Corazón y María Inmaculada son de los escultores señores Ricart y Eudaldo Serra, respectivamente.

Como un regalo del Señor, en pleno ajetreo de reconstrucción y propulsión de la vida parroquial vino a formar parte del equipo sacerdotal de nuestra parroquia el muy recordado de todos, Mn. José Binefa Monjo (14-11-1955).

Erección en Parroquia

Dado el aumento del número de fieles (14.000); la actividad parroquial; el número de sacerdotes y la construcción del Complejo Parroquial, en fecha del 31 de octubre de 1958, el Prelado Diocesano doctor Modrego, erigió a nuestra Tenencia Parroquial en Parroquia, con la máxima categoría de Término de Primera clase y nombró como primer Cura Ecónomo al Rdo. don Jaime Armengol.

Junto con esta erección quiso premiar el esfuerzo de los fieles bendiciendo personalmente el Templo reedificado y las distintas de pendencias el día de Navidad de 1958, en cuya fiesta tomaron parte además del Prelado expresado el doctor Cipriano Montserrat, Canónigo Penitenciario de la Catedral, y el doctor Narciso Jubany, a la sazón Obispo Auxiliar de la Diócesis.

 

 

: